INGREDIENTES

  •  Una cebolla
  • Aceite de Olivia
  • 50 gr. avena
  • Orégano
  • Nuez moscada

ELABORACIÓN

  1. Picamos la cebolla finita y la doramos a fuego lento con un pelín de aceite hasta que queden pochadas; si queremos dar una textura caramelizada, es muy muy poquito aceite (secado con papel de cocina), fuego al mínimo y se remueve constantemente para evitar que se queme.
  2. Añadimos medio litro de agua hirviendo poco y sumamos los copos de avena, lo más dura posible, integral y sin gluten (comprobamos, leyendo la etiqueta, que no contiene azucares añadidos).
  3. Batimos bien y delicadamente con las varillas. Antes de servir ponemos un poquito de orégano, sal marina y nuez moscada.

CONSEJOS

  • Se trata de una receta válida para una Fase 5.
  • Utilizar Avena Sin Gluten.
  • Cantidades para 2 Personas.

BENEFICIOS

  1. Sopa saciante, diurética y antioxidante. Aporte natural de calcio, magnesio, fósforo, potasio, hierro, yodo, silicio, vitaminas A, B, C, E y B1.
  2. La cebolla contiene “Alilo”, una sustancia volátil con propiedades Bactericidas y fungicidas.
  3. La avena es un cereal terapéutico con gran aporte de fibra, que sienta de maravilla y regula el tránsito.
Quizás te puede interesar:  Receta nº 4: Quinoa con Shitakes