INGREDIENTES

  • 1 Taza de quinoa
  • 125 gr. de setas shiitake frescas
  • Media berenjena
  • 400 gr. tomate
  • 1 diente de ajo
  • 100 gr. guisantes
  • Perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida

ELABORACIÓN

  1. Cortamos la berenjena a daditos, los tomates a cuadraditos, y las setas shiitake a láminas. Todo lavado cuidadosa y minuciosamente.
  2. Ponemos a calentar un poquito de aceite en una cazuela mediana de fondo grueso; cuando notemos que empieza a estar caliente, echamos los shiitake, la berenjena y el ajo majado (con el mortero y si no tienes puedes machacarlos con un tenedor).
  3. Dejamos cocinar a fuego lento y removiendo constantemente unos 5 minutos; agregamos los tomates, los guisantes y un poquito de sal. Tapamos y dejamos 10 minutos a fuego lento, si lo creemos necesario podemos añadir un poquito de agua o de caldo vegetal (hecho en casa).
  4. Mientras se elabora la verdurita, cocinamos la quinoa (dos partes de agua, una de quinoa), tapada a fuego lento; cuando se haya consumido el agua, está lista.
  5. Condimentamos los Shiitakes con pimienta, añadimos el perejil fresco y lo mareamos todo con la quinoa.

CONSEJOS

  • Es preferible que los guisantes sean frescos para mantener el nivel de vitamina C. La mejor forma de conservarlos es sin desgranar en una bolsa de plástico perforada y en frigorífico. Si los vas a congelar, entonces desgranarlos y escaldarlos dos7tres minutos previamente.

BENEFICIOS

  1. Plato que favorece el desarrollo y la regeneración por la abundancia de proteína. Mejora el estado de ánimo por ser una comida revitalizante. Ideal para afrontar la astenia primaveral. 
  2. La quinoa no contiene glúten y presenta un bajo índice glucémico. Te ayudará a controlar el colesterol en sangre.
Quizás te puede interesar:  Receta nº1: Batido de Remolacha